Bienvenido al directorio Todo Implante Capilar

Cuidado de cabello ⋆ trucos para recuperar pelo y mantener la salud capilar

Cuidado de cabello ⋆ trucos para recuperar pelo y mantener la salud capilar

Introducción

El cabello tiene la función principal de proteger al cuero cabelludo de los efectos nocivos de la radiación UV y el calor incidente. Además, desde tiempo de los romanos, el cabello ha sido considerado un atributo de belleza, siendo relacionado además con la salud y juventud de las personas.

Por ello, es necesario recuperar pelo y mantener una buena salud capilar y con esto no nos referimos únicamente al uso de productos químicos de forma aleatoria y sin conocimiento, sino al proceso completo de conocer qué tipo de cabello es el nuestro y que producto le conviene o no.

En ocasiones, unos simples cuidados acaban siendo insuficientes y es necesaria una intervención quirúrgica o estética, como es el caso de algunas celebridades con implante capilar.

Todos los seres humanos no tenemos el mismo tipo de cabello. El pelo es una estructura de queratina formado por diversas capas que se diferencian en su forma y organización. Dependiendo de la estructura que tenga cada una de estas capas y su capacidad de reaccionar a los ácidos grasos del cuero cabelludo, un cabello será de un tipo u otro.

A continuación, enumeramos los distintos tipos de cabello de acuerdo a su estructura e hidratación. Además, recomendamos un par de trucos para recuperar pelo y mantener sano cada tipo de cabello y así evitar el desarrollo de alopecia y otras enfermedades del cuero cabelludo.

Tipos de cabello según su estructura

Desde el centro hacia afuera, el pelo está formado por tres capas: la medula, la corteza y la cutícula. La médula capilar puede o no estar presente en cada fibra capilar y representa una región sin una estructura definida. A su alrededor se encuentra la corteza, la capa más gruesa de la fibra capilar y la responsable de otorgarle sus propiedades de fuerza e hidratación. Además, es en la corteza donde se encuentra la melanina, el pigmento encargado de darle color al cabello. Finalmente, la cutícula cubre toda la fibra capilar, es la responsable de proteger al cabello del daño ambiental y de mantenerlo limpio y lubricado.

Dos cosas determinan la forma que tendrá la fibra capilar y por tanto el cabello: La forma del folículo capilar que a su vez da forma a la corteza del pelo y las interacciones formadas por las moléculas de queratina entre sí. Por lo tanto, esto da origen a dos tipos de cabello principalmente: Cabello liso y cabello con ondas. Este último, dependiendo de la forma de las ondas se sub clasifica en cabello ondulado, cabello rizado y cabello muy rizado.

Cabello liso

Cabello lisoEl cabello liso, se caracteriza a simple vista por no tener ondulaciones.  Si se observa microscópicamente, puede notarse que la forma de su corteza es redondeada. Dicha estructura le permite crecer uniformemente y además caer en todas las direcciones en la superficie del cuero cabelludo. Además, las interacciones entre las moléculas de queratina son rectas, formando una estructura similar a una escalera.

Debido a la estructura del cabello liso, los ácidos grasos del cuero cabelludo tienen mayor facilidad para distribuirse uniformemente desde la base hasta la punta de la fibra capilar. Por lo tanto, a menudo el cabello liso es más brillante y más hidratado.

Trucos para el cuidado del cabello liso

El acceso que tiene el cabello liso a los productos del cuero cabelludo es una de las principales ventajas de su cuidado. Sin embargo, esto a menudo trae como consecuencia una pérdida importante de cuerpo y volumen.

El cabello liso suele estar bien humectado, por lo que no es necesario excederse con los acondicionadores o las mascarillas. Es más, pueden contribuir al daño y perdida de volumen, tornándolo grasiento y predisponiéndolo a infecciones y mal aspecto estético.

Por lo tanto, para mantener su cuidado procura comprar champú y acondicionador por separado, de esta forma puedes evitar tener un exceso de humectación. Existen champús que ayudan a dar volumen, sin embargo, es necesario que no sean tan grasosos porque pueden, en el cabello liso, dar un efecto contrario y no deseado.

El cabello liso por su estructura tiende a ensuciarse más rápido y a ser dañado con mucha facilidad. Por lo que se recomienda lavarlo frecuentemente con productos poco humectantes y realizar visitas periódicas al estilista.

Cabello con ondas

Cabello OnduladoEl cabello con ondas, se caracteriza por presentar ondulaciones. Estas ondulaciones son consecuencia de la forma del folículo capilar, el cual es curvo y hace que la fibra capilar crezca de forma asimétrica y encorvada. Además, a diferencia del cabello liso, las interacciones entre las moléculas de queratina ocurren de forma diagonal por lo que esto contribuye al enroscamiento del cabello.

Existen tres tipos de cabello con onda: el cabello ondulado, el cabello rizado y el cabello muy rizado. La principal diferencia entre ellos es el tamaño y estrechez de las curvas que forman la fibra capilar.

El cabello ondulado presentar ondulaciones con forma de “S” no compactas. Este tipo de cabello guarda similitud con el cabello liso ya que a menudo estas ondulaciones se forman en la punta del cabello manteniendo liso el resto de él.

El cabello rizado por su parte, presenta ondas bastante pronunciadas que forman bucles de compactación variable. Estos bucles se originan desde la base del cuero cabelludo y se extienden a lo largo de toda la fibra capilar.

El cabello muy rizado, como su nombre lo indica es el que presenta las ondulaciones más estrechas y compactas. Estos bucles que se forman son mucho más pequeños y comprimidos y se forman desde la base a la punta del pelo, cayendo en forma de capas desde la frente a la base del cuello.

Cabello rizado
Cabello muy riado

Trucos para el cuidado del cabello ondulado

Debido a la presencia de las ondulaciones el cabello con ondas no tiene un acceso uniforme a los ácidos grasos y demás nutrientes provenientes del cuero cabelludo. Por esta razón, estos tipos de cabello suelen ser menos hidratados y a menudo están relacionados con sequedad. Aunado a esto está el hecho de que las curvaturas de la fibra capilar representan sitios posibles de fractura debido a la mecánica del cabello. Por lo tanto, si a esto último le sumamos la falta de hidratación, el cabello con ondas tiene un alto riesgo de ser dañado si no se toman las medidas correctas de cuidado.

Como es de esperar, mientras más ondulado y enroscado el cabello mayor será el cuidado que se deba tener para evitar el daño. El cabello ondulado, por su similitud con el cabello liso tiende a estar más hidratado, a diferencia del cabello muy rizado en donde el acceso a las grasas capilares es casi imposible. Por lo tanto, siempre es importante consultar a un estilista para estar seguro del tratamiento más acertado.

En general, para un buen cuidado del cabello con ondas se requieren dos cosas:

  • Champú y acondicionador diseñado para cabello con ondas. Actualmente en el mercado se encuentran disponibles muchos de estos productos, que por sus propiedades tienen una mayor capacidad de penetración de la fibra capilar curvada.
  • Mascarillas hidratantes para cabello: Son el mejor aliado para cuidar el cabello rizado y muy rizado. Contribuyen a mantener el cabello hidratado y fortalecer los posibles sitios de fractura.

Adicionalmente, es importante considerar que este tipo de cabello debe ser peinado de forma adecuada, usando peines de dientes anchos y no aplicando exceso de fuerza para no dañarlo mecánicamente. Además, secarlo de forma suave usando una microfibra contribuye a disminuir la fricción entre las fibras y evitar así su daño.

Tipos de cabello según el sebo

El cuero cabelludo se encuentra produciendo, a través de sus glándulas sebáceas, una serie de ácidos grasos y moléculas lipídicas que tienen como principal función la nutrición y lubricación del cabello. Además, la grasa que cubre al cabello tiene un efecto impermeable que contribuye a proteger al cabello de daño por exceso de agua.

La cantidad de sebo producido varía entre cada ser humano. Por lo tanto, no todos vamos a tener la misma cantidad de grasa en el cabello. Además, la estructura del cabello facilita o no la distribución de dicha grasa a lo largo de la fibra capilar. Por esta razón, basándose en la cantidad de grasa presente sobre el pelo pueden existir tres tipos de cabello: el cabello normal, el cabello seco y el cabello grasoso.

Cabello normal

Cabello normalComo su nombre lo indica, este tipo de cabello tiene un balance en la cantidad de grasa presente y en la humedad del cabello. El cabello normal suele tener un buen cuerpo y volumen y es el resultado de un cuidado capilar adecuado.

Trucos para el cuidado del cabello normal

A pesar de que este tipo de cabello no suele dar problemas esto no significa que podemos pasar por alto su cuidado.

Lo primero de todo es tomar en cuenta que existen productos como champús, acondicionadores y mascarillas que son diseñadas para cabello normal. Es importante lavar correctamente el cabello tomando en consideración que los excesos a menudo son más dañinos de lo que pensamos.

La aplicación de mascarillas multivitamínicas es algo que no se puede pasar por alto, mucho menos durante las épocas más calientes del año. Hay que recordar que el hecho de que el cabello sea normal no implica que no podamos dañarlo con un mal cuidado.

Cabello seco

Cabello secoEste tipo de cabello suele estar asociado con los cabellos que presentan ondas, especialmente el cabello muy rizado. Este tipo de cabello es el resultado de dos cosas principalmente: la deshidratación de la fibra capilar, producto de la exposición constante al calor y a productos químicos o ambientales y a una disminución de la lubricación por los ácidos grasos del cuero cabelludo. Esto último puede ser producido por una disminución en la producción del sebo o, porque debido a la forma del cabello, este no puede alcanzar la punta de la fibra capilar.

El cabello seco tiene un riesgo alto de ser dañado y a menudo requiere de un cuidado intensivo y especial para evitar la caída del cabello.

Trucos para el cuidado del cabello seco

El tratamiento capilar adecuado para el cabello seco consiste en utilizar productos que favorezcan la hidratación y que contengan una gran cantidad de moléculas, como ácidos grasos y ceramidas, que asemejen a la función protectora del sebo sobre el cabello.

Además, el uso de mascarillas vitamínicas es obligatorio, no solo por el aporte nutricional, sino porque permiten masajear el cuero cabelludo y promover la actividad de las glándulas sebáceas. Uno de los consejos más prácticos es envolver el cabello en una toalla caliente durante la aplicación de la mascarilla, esto favorece de sobremanera la penetración de los nutrientes a la fibra capilar seca.

Finalmente evitar a toda costa las situaciones extremas. El contacto con agua de mar es bastante dañino porque contribuye a la sequedad de este tipo de cabello. Se debe procurar el uso de tratamientos que ayuden a eliminar los residuos del agua de mar antes de que el daño sea evidente,

Cabello graso

Cabello grasosoEste tipo de cabello es el resultado de una actividad excesiva de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo. A menudo está asociado a los cabellos lisos ya que la grasa tiene una mayor posibilidad de distribuirse desde la base del pelo hasta la punta. El cabello graso a menudo carece de cuerpo y volumen. Además, es más susceptible a infecciones por desbalances en las condiciones del cuero cabelludo. La actividad excesiva de las glándulas sebáceas es el resultado de diversas causas entre las cuales las más comunes son los cambios hormonales y la menopausia.

Trucos para el cuidado del cabello graso

La principal molestia del cabello graso es el exceso de sebo y grasa en el cabello. Por lo tanto, el tratamiento capilar va dirigido principalmente a disminuir su cantidad. Para lograrlo existen un par de trucos bastante útiles.

El primero de todos es utilizar productos específicos para este tipo de cabello. Los champús, o acondicionadores para cabello graso no aportan humedad o grasas adicionales, sino que ayudan a limpiar el cabello sin deshidratarlo o dañarlo. Las mascarillas para cabello graso son a menudo a base de cítricos, su uso está permitido siempre y cuando se aplique a las puntas del cabello y no en la base.

Por otra parte, es importante durante el lavado, no masajear las raíces del cabello. De esta forma evitamos estimular adicionalmente las glándulas sebáceas y dejamos libre la raíz del cabello para aumentar el volumen.

Finalmente, lavar el cabello graso con agua tibia ayuda a eliminar el exceso, sin embargo, es importante finalizar con un poco de agua fría. Lo mismo pasa si vamos a secarlo con secador ya que el calor es uno de los principales estímulos para la producción de sebo. Por lo tanto, aplicar un poco de frio ayuda a disminuir la actividad de las glándulas sebáceas y a su vez cerrar un poco los poros.

Conclusiones

No todos tenemos el mismo tipo de cabello, pero todos tenemos la oportunidad de que luzca grandioso. Mantener una correcta salud capilar permite, además de hacer que el cabello se vea bien, prevenir el desarrollo de una amplia variedad de enfermedades que pueden conllevar a caída del cabello. Echa un vistazo a nuestro artículo sobre remedios naturales para recuperar pelo.

Si aún no sabes cuál es tu tipo de cabello anímate a identificarlo. Saber qué tipo de productos debemos usar hará que el cuidado capilar sea sencillo que obtengamos resultados los más rápido posible.

Fuente parcialmente citada: schwarzkopf-professional.es

Clínicas destacadas

Clínica de Implante capilar en...
Icono

Clínica de Implante capilar en...

Clínica de Implante Capilar en Sevilla y referencia en Andalucía con m...

Clínica de Implante capilar en...
Corporación capilar
10 marzo, 2018
HAIRMEDICO

HAIRMEDICO

Dr. ARSLAN Musbeh Cirujano de trasplante capilar El Dr. ARSLAN M...

HAIRMEDICO
Dr Arslan-HAIRMEDICO
10 marzo, 2020

Deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *